martes, noviembre 07, 2006

Vacaciones (de otros)

Me he pasado el fin de semana a cargo de la primera visita chez Arbusto en el curso 2006 / 07. El amigo Franchise, que de vez en cuando asoma por este blog, se ha desplazado hasta Kabul para comprobar in situ las excelencias del hogar arbustiano. El pobre chaval estuvo un poco aturdido los primeros días (el jet lag hace estragos, sin duda) y cuando metía alguna gamba me decía: “joder, anda que no te doy material para tu blog”. Pues no, señores. Creo que en un blog hay cosas mejores que reírse de los errores ajenos, y no me parece muy adecuado ir anotando lo que le pasa a otra gente y luego soltarlo sin permiso alguno. Sí es cierto que de vez en cuando cuento alguna batallita pero, como digo, mal camino llevaría yo como autor de un blog si tengo que obtener todas mis ideas de las “desgracias” de los demás.

Estoy mirando mi agenda y me asusta ver que, hasta final de mes, la carga de trabajo es más que apabullante. Intentaré salir vivo de todo esto y ya en diciembre me pondré las pilas, si al final consigo viajar a las Españas para nutrirme convenientemente de jamón y vino. Aunque hoy hace mejor tiempo en Kabul, en la última semana hemos bajado de los cero grados de temperatura y todo apunta a que este invierno no nos salva nadie. ¿Qué hacer? Pues abrigarse y tirar p’alante, siguiendo aquello de que “el frío es algo psicológico”. Los que tienen dinero por aquí recurren al viejo truco de irse una semanita a un sitio cálido, y así reponen energías en pleno mes de febrero. Dicen que viene bien para la mente y para el cuerpo, y que cuando vuelven a final de febrero ya “sólo” toca aguantar frío un mes y medio más. Algún día me gustaría cascarme estas mini-vacaciones, así que si alguno de vosotros pega un pelotazo inmobiliario ya sabe a quién donar un 0,7% de los ingresos. En Estados Unidos también se lleva mucho eso de pirarse a Florida o California en febrero, algo que llaman por allí Spring Break. No es un viaje cultural, precisamente, como deja bien claro Ali G en este vídeo (momento mítico cuando dice a los paletos que es el presentador de un canal gay de Austria, por cierto:

5 Comments:

At 10:39 a. m., Anonymous El cura said...

¿Conque hace frío? Pero qué bellaco. En tu época preinvernal decías que el frío en Canadá era una infundada creencia de palurdos, salvo tal vez en enero.

Pues yo tuve 26 bajo cero a primeros de diciembre...

 
At 2:43 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Oiga, Mr. Cura, usted siga con sus cosas en el Vaticano y deje de desacreditarme en mi propio blog. Cuando usted me dijo que iba a predicar un tiempo a Canadá, recuerdo que le hablé más o menos según mi experiencia. Lo que le pasará allí es algo que se escapa a la sabiduría arbustiana, pero ya sabe lo que digo: el frío es psicológico y con una buena manta "Karzai" todo se arregla en Kabul.

 
At 8:18 a. m., Anonymous Franchise said...

A pesar de que es el momento perfecto para rajar de ellos --ésta es mi última noche en Kabul y ya no tengo que quedar bien con nadie--, tengo que decir que tanto Arbusto como su santa me han tratado a las mil maravillas en los días que he estado en su (no tan) modesta cueva. Resulta conmovedor que haya gente tan sencilla y dispuesta como ambos para hacer las cosas siempre fáciles y, además, reírse mucho, porque es lo que he hecho básicamente estos días en mi deambular con Arbusto por las calles de esta ciudad. También la chica tiene su sentido del humor, sí, y no ha sido nada difícil convencerla de que yo no era una carga sino una feroz corriente de aire fresco y bien perfumado en la casa (por mucho que, se confirma la noticia, yo ronque).
De mi estancia por aquí, pues muchas cosas me han llamado la atención, fiel al espíritu de Paco Martínez Soria que me guía en mis viajes. Pero sólo mencionaré una, a ver qué os parece: en las casas "a pie de calle" es normal que la gente ponga carteles electorales para promocionar a sus candidatos favoritos a las elecciones municipales, que por lo visto van a ser dentro de poco.
Me ha resultado casi emocionante. ¿Os imagináis que en España alguien pusiera un cartel de Gallardón o de Simanchas en su ventana? Los cristaleros iban a poder comprarse islas tropicales.
Salut.

 
At 10:50 a. m., Blogger Hans said...

Constato que Franchise quiere regresar a Kabul a no mucho tardar...

 
At 9:21 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Franchise: supongo que habrás vuelto a casa, así que no hace falta pelotear más. Además, nuestro presupuesto en Kabul es limitado y no es cuestión de que se ponga de moda peregrinar a mi humilde cueva. No sé, pensaré en pedir alguna ayuda a la Unesco o algo así.

Hans: a ver si me meto en su insigne blog este fin de semana. Paso demasiado tiempo ocupado en cosas tan estériles como inevitables.

 

Publicar un comentario

<< Home