miércoles, mayo 31, 2006

Cosas muy raras que pasan en España

En esta vida hay que saber divertirse. Por eso entro de vez en cuando en Libertad Digital, el medio de comunicación más de derechas que hay en España (o al menos, igual de derechas que la COPE). Las noticias suelen estar bastante sesgadas (algo habitual en cualquier medio, por cierto) y a los blogueros se les va la pinza bastante a menudo. Está entretenido para echar un vistazo y luego largarse.

Hoy me he acercado al celebérrimo blog Los enigmas del 11-M, algo así como el Código da Vinci de la investigación periodística a manos de un tal Luis del Pino. Sabía de la existencia de este blog porque con cada entrega alimenta en internet la denominada “teoría de la conspiración” sobre los atentados en Madrid. En mi opinión, el 80 por ciento de lo que se publica en este blog son conjeturas, y por eso no hay que hacerle mucho caso. Sin embargo, lo preocupante es que el 20 por ciento de lo que he podido leer son datos absolutamente contrastados, y digo preocupante porque en el resto de medios de comunicación nadie se ha preocupado por investigar la situación. Aunque la clase política española es la más vergonzosa de los países desarrollados (siempre con permiso de Italia) creo sin embargo que ya no va a ir a peor, después de aquella desvergonzada “Comisión del 11-M” que sólo sirvió para gastar tiempo y dinero sin ningún motivo: en realidad, nadie estaba interesado en la verdad. Por este motivo, conviene escuchar lo que se cuenta en el blog de Libertad Digital, siempre y cuando seamos capaces de ignorar la abundante morralla ideológica con la que se bombardea al lector.

No voy a extenderme demasiado sobre el asunto: recomiendo leer la entrega 26 del blog, en la que se analiza el cachondeo en torno a los suicidas que se inmolaron en el piso de Leganés. Resumiendo, puedo decir que el autor del blog compara los tres informes preparados por la policía para enviarlos al juez (sumarios de 2004, 2005 y 2006) y demuestra hasta qué punto la incompetencia (¿o se trata de algo premeditado? eso ya no lo sé) de la policía llena de mierda la investigación. Quien no quiera perderse entre números y parrafadas puede buscar directamente las tablas 7 y 8, en las que se demuestra que nunca coinciden los números de teléfono a los que llamaron los terroristas antes de suicidarse. Es decir, que en tres años la policía no ha sido capaz de hacer un listado correcto con la información cedida por la compañía telefónica. Aunque más gracioso me resulta el hecho de que los Geos se llevaran un inhibidor de frecuencias al edificio y, después de cortar electricidad, agua y luz, no anularan la cobertura telefónica (cuando los explosivos de los trenes del 11-M se habían activado por teléfono) y esperaran sin prisa a que los islamistas se despidieran de sus familias. Unos islamistas, por cierto, que de diez teléfonos móviles que tenían sólo utilizaron uno, por lo que mientras un tío hablaba el resto esperaba pacientemente (esto sólo se explicaría si los otros nueve teléfonos estuvieran sin batería, pero nada se dice del asunto). En fin, todo bastante raro.

Muy extraño es también que el auto de procesamiento del juez Del Olmo (abril 2006), en lugar de diez teléfonos aparezcan ahora sólo seis, y que uno de estos seis teléfonos ni siquiera apareciera en la lista inicial de diez terminales.

Conectar los atentados del 11-M con ETA me parece una idiotez, a menos que se demuestre con pruebas sólidas (y no parece haber ninguna). En cuanto a la implicación de Marruecos, lo veo mucho más claro, pero a mí no me pagan por investigar las tramas de nuestro entrañable amigo el monarca M-6. Lo que creo que es absolutamente evidente es que hay muchas irregularidades y, tengan o no tengan motivaciones políticas, lo que ya está claro es que la policía carece de transparencia alguna. ¿Por qué no mandan a esa gente a la puta calle? Empezaríamos por los policías y acabaríamos por los jueces. En cuanto a los políticos, yo los mandaba directamente a Siberia (el corrector del Word me ha puesto “Liberia”: bueno, pues a Liberia, que tampoco está mal).

8 Comments:

At 11:30 a. m., Blogger Gino said...

Al final va a resultar que lo de Leganés fue un montaje y que de hecho nuca hubo islamistas ahí metidos...
Que yo sepa, a 7 de abril de 2004, el ministro del interior en funciones era un individuo que anda ahora por ahí, entronizado cual Juana de Arco por la derechona, al que nadie le ha recordado que durante estos acontecimientos era él el máximo responsable de las fuerzas de seguridad. Si alguien tiene que retirarse de la política es Don Acebes.

 
At 2:58 p. m., Blogger Hans said...

Qué aburrimiento cuando empiezan a hablar de "la derechona". Joder, si hay algo público y notorio es que Angelito es fartuco, caramba, y que Zaplaneitor es casi tan corrupto como el sozi municipal estándar (un poné): no hace falta que saques a relucir lo de la derechona. Son cosas sabidas.

 
At 3:16 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Derechonas e izquierdonas aparte, yo veo mucha chapuza en el asunto. Habría que mandar a la puta calle a los incompetentes que no son capaces ni de elaborar un simple informe judicial. Si esta es la transparencia del cuerpo de policía de un país moderno y democrático, pues apaga y vamonos.

 
At 6:37 p. m., Blogger Hans said...

Por supuesto que hay chapuzas, debidas naturalmente a las presiones en todos los sentidos. De cuándo acá se puede exigir NADA a la Policía al día siguiente de un atentado, en cuanto a los autores del mismo, exclusivamente para que determine un proceso electoral? Eso fue lo nunca visto. Y Acebes es TONTO y bocón.

 
At 8:58 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Hay algo mucho peor que ser tonto y bocón: ser Legionario de Cristo.

 
At 1:57 p. m., Blogger Gino said...

Pos si jutas las tres cosas, ni te cuento. Y ahí anda, en loor de santidad.

 
At 1:59 p. m., Blogger Gino said...

A todo esto, Mr. Arbusto, conoces a mi hermano Manuel de cuando estuvistéis en Chicago.
Un saludo y bestial tu bitácora.

 
At 10:08 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Claro que me acuerdo de tu hermano y de nuestra estancia en Chicago. Habría mucho que contar (o, mejor, callar) de aquellos tiempos.

Bienvenido al blog.

 

Publicar un comentario

<< Home