viernes, mayo 26, 2006

Rosas paniaguadas

Siempre pensé que es muy fácil salir a la Puerta de Sol con las manos pintadas de blanco, gritar un par de consignas y volverte a casa pensando que ya has cumplido en "la lucha contra el terrorismo". Es en las universidades del País Vasco donde hay que tener los huevos para ponerse en pie y decir, simplemente, lo que uno piensa, aunque haya cinco chivatos en clase que tomarán nota de tus opiniones. Mientras cientos de periodistas, jueces y políticos viven protegidos por escoltas, lo más fácil para los demás es arreglar el mundo desde la distancia.
Pero, si me parecía inútil salir a manifestarse a Sol, ahora me parece nauseabundo aparecer por Neptuno repartiendo rosas blancas. A eso se dedica cierto colectivo que se autodenomina Rosas Blancas para la Paz, integrado por las "intelectuales" paniaguadas de siempre: Ana Belén, Pilar Bardem y demás ralea. ¿Cuál es la paz que hay que pedir a la gente que camina por Madrid? Que yo sepa, no son ellos los que justifican el asesinato para conseguir fines políticos.
Por una vez, y sin que sirva de precedente, he de aplaudir las palabras de un diputado del PP que respondió así al ofrecimiento de una rosa blanca:
- ¿En qué tumba quieres que la deposite?

1 Comments:

At 11:27 a. m., Blogger Hans said...

Todas las comillas no ocultarán el hecho de que la puñetera Bardem tiene apenas dos neuronas (la locomotriz y la de respirar) de manera que tiene las posibilidades de ser una intelectual de una ameba, poco más o menos. Qué asco de ser aproximadamente humano. Entre la mención a esta y la cita de César Vidal, va a acabar sentándome fatal el desayuno.
Por lo que respecta a la inolvidable protagonista de "Zampo y yo", pues qué vamos a decir. Que está más buena que la Bardem (obvietas obvietatis), cosa que le ha servido para ir por la vida de sexsymbol revolucionaria a los ojos de los +40eros. Este título lo comparte ex aequo con la niña María del Mar Bonet, si bien ésta se prodiga más por el arco mediterraneo. Por lo que respecta a sus respectivas músicas, qué vamos a decir. Ah, por cierto: La "Yo" de "Zampo y Yo" es una tía que se casó con Victor Manuel. Y creo que con eso se agota la descripción.

 

Publicar un comentario

<< Home