miércoles, abril 05, 2006

Lost in Translation

Hace ya algunos años, Rappel declaró en un programa de televisión que él era todo un “cinéfalo”. Yo no soy ni cinéfalo ni cinéfilo, ya que apenas voy al cine y sólo veo algunas películas que encuentro en televisión o consigo en dvd. Pero el hecho de que no sea entendido en la materia no implica que no pueda opinar sobre algo. Mientras sigan habiendo decenas de trincones que se forran mientras cacarean obviedades en mesas de desayunos televisivos, no veo motivo para permanecer callado.

Vayamos al tema. Ayer estuve viendo Lost in Translation, esa película de Sofia Coppola que recibió excelentes críticas hace un par de años. No la vi en su momento y ahora puedo decir, libre de influencias: “no es para tanto”. O quizá, mejor: “una caca de la vaca”. Desde luego, el filme es muy superior a Las vírgenes suicidas, pero esto tampoco es ningún mérito. Las vírgenes suicidas me pareció un penoso ejercicio de dirección artística, como si fuera el trabajo de fin de curso de una niña pija que se pone a estudiar cine después de licenciarse en Farmacia. ¿En que consistía esta película? No estoy preguntando por el argumento (para eso ya tengo a esos críticos de cine tan malos que gastan toda la columna en explicar la trama en sus películas) sino por la estructura y las intenciones de la obra. A veces parece un drama, otras una sátira de la América puritana, otras casi una fábula infantil al estilo La noche del cazador (y estoy pensando en las vírgenes comunicándose a través de vinilos que suenan por teléfono), otras una comedia… Algún flipado dirá que la película es todo esto y mucho más, algo así como el apocalipsis del cine indie, pero a mí este frito de refrito de fritanga me deja indiferente. Comparo Las vírgenes suicidas con American Beauty y no puedo evitar una risa burlona.

Respecto a Lost in Translation, sólo puedo comentar algo obvio: que John Murray es el puto amo. Pero esto es evidente. Lo que quizá no sea tan evidente (en tiempos de consenso acrítico como los que vivimos) es que la peliculita de marras deja mucho que desear. ¿Alguien se cree que Scarlett Johansson sea una licenciada en Filosofía salida de Yale? Ese papel de jovencita-llena-de-talento-pero-ignorada-por-la-sociedad no se lo cree nadie, o al menos no me lo creo yo.
Para que quede claro que su marido pasa de ella (pobre chica, tan introvertida y frágil), Sofia Coppola nos planta a un caricaturesco individuo al que sólo le falta llevar escrito en la frente: “soy un gilipollas, y ni siquiera soy capaz de echar un polvo a mi piba”. ¡Muchas gracias, Sofia, por confiar en nuestro intelecto y mostrarnos personajes profundos, con aristas, de ésos que evolucionan a lo largo del filme! ¿Y a esto lo llaman cine alternativo? Pues casi me quedo con el cine comercial, porque al menos sé de antemano que los personajes van a ser planos y estereotipados. Sin complejos.

Y qué más, qué más… pues tampoco hay demasiado que contar. Las canciones de la película están elegidas para gilipollas, porque hasta Paris Hilton se daría cuenta de que el mensaje de las canciones refuerza lo que sucede delante de la cámara. Una cosa es que la música interactúe con el guión y otra es que Coppola trate al espectador de imbécil: me remito al momento en el que Murray y Johansson empiezan a enamorarse en el karaoke, con Murray mirándole a los ojos y cantando canciones que nos ayudan a masticar una trama ya regurgitada de por sí.
En cuanto al título de la película, se supone que el drama personal de cada personaje entra en relación con ese estar perdidos en la traducción que supone el vagar por las calles de Tokio. Pero, sinceramente, yo veo de todo menos a gente que está desconcertada. Un ejemplo: Murray lleva a Johansson a un hospital para que le miren un dedo del pie en el que se ha golpeado. Hablan con el recepcionista del lugar y éste les suelta una parrafada en japonés. Y entonces, como por arte de magia, Murray dice algo así como “sí, vamos entonces a la segunda planta para hacer la radiografía” y en la siguiente escena ya aparece Johansson toda feliz con la radiografía en la mano. Pues menos mal que estaban perdidos y no entendían nada… A eso le llamo yo aprendizaje de idiomas por ósmosis.

Conclusión: Lost in Translation está bien pero no es tan de puuuuuta madre como se dice por ahí.

Posdata arbustiana: he dejado de utilizar eMule para bajarme películas. Hace unas semanas empecé a bajarme clásicos (El séptimo sello, Tiempos modernos) pero últimamente los resultados han sido desastrosos. Copycat se bajó Iberia, de Carlos Saura, y se encontró que bajo ese título venía en realidad… una película de Jean Claude Van Damme. Lo mío fue mucho peor: puse a descargar The Trial (adaptación que Orson Welles hizo de la novela de Kafka) y me encontré con una película porno. Sí, amigos, porno-porno. Al menos, las chicas que salían eran mayores de edad, porque me acojoné al pensar que podría tratarse de algo chungo. Joder, qué mal rollo pensar que podría tener imágenes de chicas de 15 años saliendo semidesnudas de la ducha. Claro que, si lo pienso, esto sucede en cualquier capítulo de Los Serrano y todavía ningún juez ha empurado a los guionistas.

15 Comments:

At 10:05 a. m., Anonymous Anónimo said...

aunque me gustó, estoy de acuerdo contigo en que Lost in Traslation no es para tanto, por lo menos en comparación con las ganas que tenía de verla. Sobre todo estoy de acuerdo contigo en que Murray es el "puto amo", genial.
Discrepo, sin embargo, en la crítica a Jóvenes Suicidas, a mí me pareció una buena película. Cler

 
At 10:06 a. m., Anonymous Anónimo said...

Evidentemente, el nombre de la película es Vírgenes Suicidas. Acabo de llegar a trabajar (y ya te estoy escribieno, te quejarás) y se me va la pinza. Cler once again

 
At 10:36 a. m., Anonymous sue said...

Arbusto, te veo un poco renegado de más. En fin, he visto la peli un par de veces y, bueno, puedo compartir más o menos algunas opiniones y otras no. Sólo hay que suscribo al 100 por cien: Scarlett Johanson puede tener cara de comer p****s como roscas, pero no de licenciada en Filosofía por Yale. No te jode.

 
At 12:14 p. m., Blogger Quic said...

Pues yo no la he visto, pero "Las Vírgenes..." me encantó. Una grandísima ópera prima.

Sue, una vez más: EN-VI-DIO-SA.

 
At 12:19 p. m., Blogger Scotchbrite said...

Lost in Translation es grande, la banda sonora es más grande y Scarlett, simplemente por lo buena que está, puede ser Licenciada en Filosofía por Yale, en Literatura por Columbia o en lo que la salga del parrús por la de Bollullos.
He dicho.

 
At 12:21 p. m., Blogger Scotchbrite said...

Lo había olvidado:

Sue, una vez más: EN-VI-DIO-SA.

 
At 3:11 p. m., Blogger Haters said...

Yo he visto "Las vírgenes suicidas" y "Lost in translation" y me parecieron muy buenas las dos -- sobre todo la segunda, que es la p*** h*****.

Dire más: Sofia Coppola no está tan mal en "El Padrino III".

 
At 4:37 p. m., Anonymous sue said...

Que la película es buena: de acuerdo. Que soy envidiosa: vale. Que Scarlett Johanson está muy buena: bien. Pero no me jodáis, no tiene pinta de licenciada en nada ni de tener medio cerebro. Le iba mucho mejor su papel en Match Point, ahí sí (a parte de que la peli le da mil vueltas casi a cualquiera).

Pero claro, a vosotros como si la ponen a hacer de premio nobel de química o de astronauta. Mucho cine alternativo y mucha mierda, pero la Coppola se aseguró de que un gran número de tíos no abandonaran las salas sacando el culo de una niña de 20 años en el primer fotograma de la película.

Todo esto, por supuesto, desde mi modesta opinión de perra envidiosa.

 
At 8:15 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Injustas críticas hacia Sue (no sé por qué, pero atisbo algo de resentimiento). Muy injustas. Lo de Johansson como brillante estudiante de Filosofía no cuela nada, nada, nada.

En cuanto a Haters, respeto su opinión. Qué miedo: ¿me estaré haciendo mayor? Ya soy hasta tolerante.

 
At 9:28 p. m., Anonymous sue said...

Gracias, Arbusto, un poco de apoyo masculino nunca viene mal.

 
At 10:17 a. m., Blogger Quic said...

Arbusto, una vez más: PE-LO-TA

Iniesta va a ser mejor que Guardola. Era anti, porque no le mete un gol ni a la CN Tower, pero ayer dio una lección. Espectaculazo.

 
At 6:28 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Siempre he sido fan de Andrés "muñeco de cera" Iniesta. Desde que lo vi jugar con el Albacete en el torneo de fútbol-7 de Brunete, hace ya 8 o 10 años... en cualquier caso, tiene chunga la titularidad.

¡Y reivindiquemos a Maxi López, joder!

 
At 12:34 a. m., Anonymous coltrane said...

Ahí va, en ráfaga:

Iniesta, qué motruo; Larsson, no te vayas; Scarlet, anda de credibilidad en la peli como yo de cortijos; nunca entenderé qué tiene Murray para ser el amo, casi no encuentro diferencia entre el tipo de Lost... y el de los cazafantasmas, es como si siempre hiciera el mismo personaje, concretamente en ésta es el tipo del día de la marmota que se ha ido a vivir a Japón; Lost in translation, me quedé sobao a la hora y diez de película (aunque a los 45 min de haber comenzado a mis ojos sólo les faltaban varios micrones para que se terminaran de cerrar)

ah, la escena en la que murray tiene que grabar el anuncio de la bebida con el director que suelta parrafadas interminables consiguió hacerme reír

 
At 5:19 a. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Coltrane dijo sobre Bill Murray:

"es como si siempre hiciera el mismo personaje, concretamente en ésta es el tipo del día de la marmota que se ha ido a vivir a Japón"

visto así, la verdad es que tiene razón: Tipo-despistado-maduro-pero-romántico-con-problemas-vitales-encerrado-en-situación-absurda.

 
At 11:51 a. m., Anonymous Anónimo said...

para el debate sobre Bill Murray: recordadle en Broken Flowers. El estilo de sus personajes podrá ser parecido, pero siempre está igual de bien. Sobre todo en esta que os digo. Cler

 

Publicar un comentario

<< Home