lunes, marzo 13, 2006

Los sordomudos y yo (primera parte)

Desde que lo conocí, puedo presumir de tener una gran amistad con Quic. Lo malo (o lo bueno, según como se mire) del asunto es que nuestro aprecio mutuo se sustenta en que sentimos fascinación por ese tipo de cosas que no interesan al resto del mundo.

Cuento todo esto porque acabo de leer un breve post que acaba de dedicar a los sordomudos. Y, como siempre, me doy cuenta de que compartimos obsesiones similares. En mi caso, mi interés por este grupo nació hace año o año y medio, después de que Copycat me contara lo que había dicho una compañera de curro cuya madre es sordomuda:

- Copycat: Joder, qué fuerte lo que me ha contado XXX. Hablando sobre su madre, me cuenta que, cuando vuelven de pasar unos días en el pueblo, a la madre se le nota un montón de acentazo.
- Arbusto: (desconcertado) ¿Qué?
- C: Pues eso. Que la madre viene con acento del pueblo.
- A: ¿No es sordomuda? Quiero decir... ¿qué acento puede tener una persona que no habla?
- C: (con cierta sorna) Eso pensaba yo, gañán. Pero resulta que la mujer utiliza gestos distintos a los normales, como si se le hubieran pegado las palabras del pueblo. Por ejemplo: normalmente, hace este gesto [mover los dedos como si estuviera atusándose el bigote] para decir la palabra “hombre”. Pues, cuando llega del pueblo, hace esto [hacer un gesto con la mano como cortando la entrepierna, indicando que lleva pantalón y no falda] para designar “hombre”.
- A: (sorprendido) Pues vaya.
- C: Ya ves.

7 Comments:

At 4:28 p. m., Anonymous sue said...

Increíble lo de la sordomuda con acento. Tu afición por ver los telefilmes en silencio, la verdad, no la comparto. De ese género me quedo más bien con la traducción de los títulos al castellano. Todo un alarde de imaginación.

 
At 4:35 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

El problema es que nunca te has puesto a ver un telefilme con subtítulos. No te das cuenta del derroche de talento que transmiten con sus gestos esos actorazos de "Sensación de vivir" y "Salvados por la campana" reconvertidos en actores de películas de bajo presupuesto.

Ya tienes plan para el próximo fin de semana.

 
At 4:42 p. m., Blogger Quic said...

Yo es que vivo con una fan, aunque no he tenido que tragarme ninguno. Ella afirma que en el minuto 10 puede contarte cómo acabará la película. Y yo vi una vez (la única en que ha pretendido hacerme una demostración empírica) en la que acertó.

 
At 5:01 p. m., Anonymous sue said...

Yo soy fan también, pero prefiero verlos con mi señora madre y/o abuela o con mis hermanas. Así la diversión está asegurada con los crueles comentarios de la saga de víboras de la que procedo. Pero no, arbusto, este finde tengo otro plan: tirar petardos en Valencia.

 
At 7:33 p. m., Blogger ATT said...

Lo verdaderamente bueno de los Telefilmes es que no es necesario verlos enteros. Como dice Quic, soy de la opinión de que a los 10 minutos se puede adivinar como acabará. Así, son ideales para seguir varios a la vez, uno lo ves (+/-) y los otros los sigues en los intermedios del primero.

Ay, cómo ehco de menos esas tardes de fin de semana en las que me podía quedar tirada en el sofa, comiendo chocolate, bebiendo café, y tragándome dos o tres telefilmes a la vez)

 
At 2:24 a. m., Anonymous Franchise said...

Bueno, vale, pero recordad que no hay peor sordo que el que no quiere oír.
Dejándome de chistes tontos pero con aparente mensaje, en mi trabajo hay una persona sorda y casi muda que tiene muchísimo talento. Cuando consigues hacerle entender lo que quieres que te haga (no penséis mal), lo resuelve con una brillantez increíble.
Respecto a lo de los telefilms, soy de las personas que ven pelis (o lo que sea eso) pensando en el presente, no en lo que va a pasar. En ese sentido mi compañera sentimental es desquiciante, como intuyo que alguna más por aquí. ¿Cómo puede saber quién es el asesino tan pronto? Bueno, sólo debe tener talento para la ficción, porque a mí todavía no me ha descubierto...

 
At 4:01 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Aunque nunca he trabajado con un sordo, me creo todo lo que dice Franchise. La capacidad de superación hace mucho en esta vida.

Ahora, que esa confesión de instintos psicópatas... pues hombre, usted sabrá lo que hace, pero no vaya dejando huellas en blogs como éste. En cualquier caso, no hay mejor escuela del crimen que un buen telefilme de sábado por la tarde.

 

Publicar un comentario

<< Home