domingo, abril 22, 2007

La maldita gracia que me hace la idea de "selección negativa"

Después de ver citada la entrevista en numerosos blogs durante los últimos días, por fin he localizado el texto completo con la entrevista que Daniel Muñagorri le hace a Hermann Tertsch, periodista experto en política exterior que acaba de dejar de trabajar para el diario El País. Al parecer, eso de que Tertsch trabajara como colaborador para Telemadrid era algo que no gustaba demasiado en el periódico de Polanco, y se dice que le obligaron a elegir entre un medio de comunicación y otro. También se dice que lo de Tertsch fue despido puro y duro, pero eso es algo de lo que no puedo opinar y que, además, a estas alturas tampoco me quita el sueño. Lo que me parece mucho más grave es la radiografía que Tertsch hace de la España actual, una situación que me parece aterradora más allá del partido político que esté coyunturalmente en el poder (aunque en lugares como Andalucía, Extremadura y Castilla la Mancha hay cierto partido que gobierna no de manera coyuntural sino estructural, es decir, que es y será el Partido Único por los siglos de los siglos. Amén).

La entrevista es un poco espesa, para qué negarlo, no sé si por la retórica del propio Tertsch o por la transcripción de la conversación por parte del periodista (quizá un poco de cada cosa). En cualquier caso, creo que el texto vale mucho la pena y, especialmente, la idea de “selección negativa” que muy acertadamente articula el propio Tertsch. Si alguien no quiere leer toda la entrevista, puede echar un ojo a estos dos extractos:

Cuando el sectarismo ideológico, como embozo de la incapacidad intelectual, acaba primando de forma total sobre la profesionalidad, la autoestima, sobre la percepción de la dignidad personal o sobre la más evidente realidad, se impone de forma terrible lo que en el siglo XX se dio en llamar la “selección negativa”. Un elemento clave de la formación, definición y catadura de los partidos esclavos de sus estructuras y, especialmente, de los fascistas y comunistas. Hoy vemos esa selección negativa de forma abrumadora y sólo hay que pensar en el propio presidente del Gobierno o su entorno, su secretario de organización o, si se quiere cavar aun más, en el presidente del Senado, don Javier Rojo. Todos ellos parecen llegados al partido no bajo el lema de “la libertad, la dignidad, el servicio al Estado” sino bajo el de “juro por Dios que jamás volveré a pasar hambre”, como un grotesco grito desde el “Tara” de las gentes que nunca ha hecho nada en su vida sino medrar en agrupaciones y escalar en el aparato del partido a codazos o puñetazos. Insidias y ajustes de cuentas con tal de no caer en su nivel de ingresos al que demandarían sus méritos inexistentes.

[…]

Los mediocres se rodean de otros a los que desprecian para no sentirse cuestionados y éstos a su vez hacen otro tanto. Hasta llegarse a la situación en la que todos saben que deben el cargo a favoritismos y no a méritos propios y son por tanto dependientes y obedientes. Mientras, otros que no cabrían en la definición de aquellos, se acobardan, calculan sus riesgos, piensan en las consecuencias negativas de la insumisión o no consideran que el resto de la humanidad merezca que ellos arriesguen algo para avisar sobre los peligros que se ciernen sobre la sociedad.

Como digo, creo que vale la pena leer la entrevista entera. Por cierto, cuánta razón tiene Tertsch cuando habla de ese energúmeno patrio que responde al nombre de Santiago Carrillo.

Etiquetas: , , ,

3 Comments:

At 2:00 p. m., Blogger Hans said...

YO sé que TÚ sabes que el texto de Tertsch iba a recibir mi más sincero aplauso. Lo suscribo en su integridad. Estoy pensando muy seriamente en copiarlo tal cual en mi propio blog, qué coño. Cuánto acierto conceptual, caramba!

 
At 5:49 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

"yo sé que tú sabes"... a estas alturas, más que reforzar las convicciones de gente como usted, lo que de verdad me interesa es tratar de convencer a otras personas. Ganar gente para la causa regeneracionista, vamos. Aunque, por supuesto, sus ánimos son siempre bienvenidos, Herr Hans.

(copie el texto entero y haga un favor a mucha gente)

 
At 6:08 p. m., Anonymous Anónimo said...

Eso de la seleccion negativa existe en política (también en el mundo empresarial, pero sobre todo en política) desde la Grecia clásica.

Es más, en política rara vez se da otro tipo de selección...

No obstante, si pensais que este tipo ha descubierto algo, le podeis poner otra medalla además de la de "chaquetero".

 

Publicar un comentario

<< Home