domingo, enero 07, 2007

De vuelta al avión

En unas pocas horas estaré volando de vuelta a Kabul. Espero que el viaje sea cómodo, en la medida de lo posible, y que los de aduanas no me toquen demasiado las pelotas cuando intenté pasar al país un par de botellas de Rioja. Esta vez, para evitar mayores problemas, he limitado el contrabando de comida al mencionado vino y a unos turrones navideños que insertaré, sin que ella lo sepa, en la maleta de Copycat…

3 Comments:

At 10:12 a. m., Blogger Nuria y Jose said...

Nosotros hemos pasado 2,4 kilos de embutido ibérico a Suiza, y a la vuelta fueron casi 8 kilos de chocolate suizo (el de comer) y nadie dijo nada. Ahora, que el aeropuerto de BCN no tenga nni una sala de fumadores en todo el aeropuerto me parece lamentable. Hasta Zürich tiene varias salas e incluso zonas para fumadores. Puagggg!

 
At 7:32 p. m., Blogger Sue said...

No, si es que en BCN siempre quieren ser más papistas que el Papa, para que no se diga que no son civilizados. "¿Que no soy civilizao y europeo yo?", preguntará un catalán paleto. "Pues ahora mismo quitamos todas las salas de fumar, que no quede ni una". Pero no toméis esto como una muestra de catalanofobia, que 'aquí, en Madrid' (qué expresión tan madrileña, ¿eh?) Gallardón también es mucho de eso y Barajas tiene las salas contadas y a tomar por culo unas de otras. Aunque yo creo que depende de Fomento, ¿no? Es igual. De todos modos, esas salas son bastante inmundas aunque, eso sí, fomentan mucho el compañerismo entre los pasajeros fumadores.

 
At 12:24 p. m., Blogger ATT said...

Me voy a poner en planpijachupiguay.
En BCN hay zona de fumadores en la sala vip. Y en Madrid también. Ninguna de las dos es inmunda, no te sientes un desecho humano, sino que estás de puta madre en un sofa, viendo la tele con tu cigarrito, tu coca cola y tus panchitos.
Ventajas de viajar con el curro, que te das esos pequeños placeres

 

Publicar un comentario

<< Home