miércoles, septiembre 06, 2006

Lamiendo el culo a la monarquía, de nuevo

Como sabrán los lectores de este blog, el domingo la selección española se proclamó campeona del mundo de baloncesto (paliza mítica a Grecia, por cierto). Durante el campeonato, el secretario de Estado para el Deporte estuvo en Japón con el equipo nacional, y el último día llegó in extremis la ministra de Educación, Cultura y Deportes para poder cazar una foto con los chavales. Creo que con el secretario de Estado ya había suficiente representación política, y que no tenía sentido hacer volar a ZP expresamente para ver la final, (en cuanto a la ministra, ya dijo alguien el domingo que la mujer acababa de presenciar su primer partido de baloncesto). Y, políticos aparte (cuanto más lejos, mejor, en mi opinión) los que sí que no se dejaron caer por Japón (qué lejos queda Japón, que diría la canción) fueron los miembros de nuestra esforzadísima familia real, ésa tan “moderna” y “amante del deporte”. Parece que el Rey tenía una apretadísima agenda (¿por qué no ha dicho dónde pasó el fin de semana?) y de Urdangarín (ex deportista profesional) y compañía poco o nada se sabe. Mucho practicar vela y equitación (deportes poco elitistas, desde luego) pero luego a nadie le apetece comerse el viaje a Japón, ni siquiera en primera clase y con todo tipo de lujos.

Me trae sin cuidado la cuestión de si la familia real debió desplazarse a Japón para asistir al mayor éxito del deporte español en su historia. Lo que no soporto es que todos los periodistas, tanto de derechas como de izquierdas, laman el culo a los reyes cuando ayer martes recibieron a los jugadores de baloncesto en su Choza Real. La situación es la siguiente: la consecución del campeonato no es tan importante como para que alguien de la monarquía se desplace a Japón, pero cuando les hacen una recepción oficial dos días después del triunfo entonces sí que toca alabar la enorme gratitud y humanidad de nuestro rey. ¿Por qué hay tanto cagón suelto? ¿Nadie se atreve a denunciar lo obvio?

Por cierto, que si hoy les dan el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes a la selección de baloncesto, el galardón perderá automáticamente el poco prestigio que le queda. ¿No se supone que es un premio de alcance internacional? ¿Qué mierda es ésa de improvisar galardonados así, de manera tan burda y pacata? Nadie se ha acordado del basket en este país durante años (recordemos: Televisión Española no se molestó en pagar los derechos de emisión) y ahora, de pronto, salen las condecoraciones por todas partes, como si la dignidad de la clase dirigente española consistiera en sacar un paquete de donettes en el patio de un colegio.

Etiquetas: , ,

1 Comments:

At 9:12 a. m., Blogger Hans said...

Gasear a algún directivo de TVE sería un buen modo de empezar. Y luego ya directamente cerrar la tele pública. Total, es igual de mierda que la privada, y encima se paga con cargo a Presupuestos Generales del Estado (o sea,nuestros impuestos).
Zapatitos bastante tiene con irse a ver a la replicante ésa con que está casado a Berlín con mi dinero y decir que era viaje de Estado. Todo un paradigma de izquierdoso que llega al poder: les pierde el deslumbramiento a todos, hasta a Guerra, él, tan pulcro, tan rojo... Joputas.
En cuanto al bobón (sic) diría yo que debería cuidar estas cositas, que no vienen tiempos buenos para él y los suyos...

 

Publicar un comentario

<< Home