viernes, julio 20, 2007

Estoy hasta los huevos de hipócritas como éste


La noticia es ya de sobra conocida: un juez ha ordenado el secuestro de la revista El jueves por unas viñetas contra el principito Felipe y su señora Doña Leticia. Esta orden judicial, que no va a servir sino para multiplicar las ventas de la revista en el futuro, confirma algo tan evidente como que en lo tocante a la monarquía sigue habiendo censura en España. Ahí lo dejo: es más que evidente y no hay más que hablar.

Lo que más me revienta de todo el asunto son las palabras del malnacido de Guillermo, el dibujante de las viñetas en cuestión. Dice el machote, y cuidado que no tienen desperdicio,

Lo mejor es que me corten la mano derecha”.

Vamos a ver, Guillermito. ¿Te sientes muy gallito por trabajar en ese “irreverente” semanario que es El jueves? Parece que sí, por lo que veo. Pero déjame hacer un poco de memoria: ¿recuerdas qué pasó cuando estalló la polémica por la caricatura de Mahoma? ¿Qué hizo entonces tu revista, autoproclamada adalid de la libertad de expresión? Muy sencillo: sacar una portada que decía

Íbamos a dibujar a Mahoma… ¡Pero nos hemos cagao!”

Pues eso: que faltan huevos para ciertas cosas. Ya que te cagas, como decís en vuestra revista, por lo menos defeca en silencio y procura no salpicar con tu apestosa retórica. Bromitas con el Islam las justas, que hacerse el progre en Occidente es muy fácil.

Etiquetas: ,

11 Comments:

At 8:03 p. m., Blogger Haters said...

Esa portada de El Jueves con lo de Mahoma fue muy buena. Nada comparable con mi post, no obstante:

http://allhaters.blogspot.com/2006/02/ponedme-una-fatwa-si-hay-bolas.html

 
At 8:09 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Efectivamente, tu post fue mucho mejor. Quién sabe si no serás la próxima víctima del terrorismo cibernético...

 
At 11:18 p. m., Anonymous Anónimo said...

No se trata de verdadera censura, la Constitución reconoce el derecho a la intimidad personal y familiar, a la dignidad y a la propia imagen y la condición de heredero no implica una renuncia a estos derechos fundamentales.

 
At 11:58 p. m., Blogger Coltrane said...

Pues no implicará que el heredero renuncie a esos derechos pero que yo sepa es al único al que se los han respetado, porque puedo imaginar esa misma portada con cualquier otra parejita de moda y sin secuestro ni leches de esas. Hay que ser heredero para que te respeten? la casa real unta a tutiplén?

 
At 11:43 a. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Efectivamente, aquí entra en juego el derecho a la intimidad reconocido en el artículo 20 de la Constitución, como dice el usuario anónimo. Pero creo que una cosa es publicar unas fotos o un vídeo de una pareja fornicando y otra muy distinta es dibujar una caricatura en un papel. "El Jueves" se caracteriza por hacer caricaturas (a menudo degradantes, pues ahí está la gracia) de peña famosa, y si nos ponemos así entonces habría que cerrar cualquier semanario satírico.

Y sí, Coltrane, la monarquía está en un nivel distinto y, de hecho, cualquier cosa que haga el Rey es no fiscalizable (y digo cualquier cosa, como si quiere matar a un tío). Esto es lo que hay...

 
At 6:56 p. m., Anonymous Anónimo said...

Ya que estamos: el artículo 20 es el de la libertad de expresión, el de la propia imagen es el 18. Aunque al parecer la razón del secuestro es un posible delito de injurias a la corona. Ahí ya me pierdo.

El derecho a la propia imagen se reconoce a cualquier ciudadano, no sólo al rey. Ahí está la célebre sentencia del TS de 1907 en la que el diario El Liberal fue condenado a pagar una astrónomica cifra al alcalde de Totana por haber mancillado la honra de su bellísima hija, de 17 años, al publicar la falsa noticia de que ésta se había fugado con un fraile capuchino profesor de física, de quien además había tenido escandalosa descendencia.

Actualmente existe una Ley Orgánica de 1982 para la protección de este derecho en el orden civil, por lo cual cualquier ciudadano puede demandar a una publicación incluso en el hecho de que no se haya producido ningún tipo delictivo. Sin embargo la jurisprudencia del TS introduce un criterio subjetivo en la aplicación de esa norma: si la persona retratada en cuestión lleva una conducta orientada precisamente a la divulgación de su vida privada (lea: aparecer semanalmente en Salsa Rosa), entonces no hay lugar a la ansiada indemnización.

Claro que la celeridad y contundencia de la actuación de la justicia en este caso concreto puede dar lugar a recelos, pero así es la vida. Imaginemos que en francia el Henri Ebdo (se llamaba así?) decide publicar a la pareja Ségo-Hollande o a Sarko-Leticia (se llamaba Leticia?) en plena faena.

Sobre las inmunidades del rey, cuya persona es sagrada e inviolable a y no sujeta a responsabilidad, claro que es resultado de la separación de poderes. Las cosas de tener una forma de estado tan arcaica.

 
At 11:00 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Este último visitante anónimo acaba de demostrar por qué siempre es mejor usar un poco Google antes que hablar de leyes de memoria, como ha sido mi caso: efectivamente, en el artículo 20 se habla de la libertad de expresión y, aunque también se mencionan los límites, éstos están desarrollados en Ley Orgánica de 1982.

Dejando de lado la eterna discusión libertad de información/libertad de expresión/derecho a la intimidad, lo serio del asunto es que el jefe de Estado no esté sujeto a fiscalidad alguna. En cualquier caso, se supone que mi post era un ataque también contra el machote de Guillermo por aquello de "que me corten la mano", aunque ya veo que las discusiones no van por ahí.

 
At 2:56 p. m., Blogger Coltrane said...

Nada, no te lo tomes mal, el tal Guillermin no merece ni dos palabras, aunque sea para cagarnos en sus muelas. Lo que sí merece un vistazo es esto.

De nada

 
At 12:23 p. m., Blogger ATT said...

Querido anónimo,

Me parece que el fiscal, corrígeme si me equivoco, no ha solicitado la aplicación del artículo 18 CE en relación con el derecho al honor de todo ciudadano, ni los artículos 208 y ss, que castigan el delito de injurias con caracter general. Los delitos que se presume cometido y en función del cual el juez ha acordado la medida, son los recogidos en los artículos 490 y 491, incluidos en el capítulo 2 del título 21, relativo a los delitos contra la corona.

Evidentemente, no discuto que los miembros de la Casa Real tengan, como todos, su derecho al honor, dignidad, etc.

Estoy de acuerdo incluso, que siendo el rey el Jefe del Estado y, por tanto, digo yo, que "funcionario publico", la injuria que se cometa contra él será perseguible de oficio a tenor del 215 del CP, y no sólo cuando el ofendido quiera que se persiga, como ocurre con el resto de los mortales.

Estoy de acuerdo incluso en que tal condicion de funcionario público pueda extenderse, no sé muuy bien por qué, al resto de los miembros de la familia del jefe de estado.

Ahora bien... ¿no es hora de plantearse qué sentido tiene que exista un capítulo especial de delitos contra la corona? ¿Por qué la diferenciación de injurias al rey con las injurias, no ya al resto de ciudadanos, sino al resto de funcionarios públicos?
Hace poco vi una viñeta de Zapatero (o Rajoy, no recuerdo, lo mismo me da que me da lo mismo) provisto de dos enormes pechos, amamantando a dos de sus acólitos.

¿No es eso una injuria perseguible de oficio? ¿Por qué ahí, o en tantas otras ocasiones de pasarse un huevo con personajes públicos, no actúa el fiscal?

Y luego está el tema de la figura del "animus iocandi" que tiene su qué, y en la que no entro porque no soy penalista, no tengo ni puta idea y me requiere un tiempo de estudio que no me apetece.

 
At 5:17 p. m., Anonymous Anónimo said...

Honorable Arbusto,

efectivamente, utilicé gúguel y mi pintorraqueada pero poco aprendida constitución. Al menos estos dos artículos ya no se nos olvidan.

Efectivamente, como señala ATT y leí más tarde en la prensa, las causas del secuestro iban por otros derroteros, concretamente el delito de injurias a la corona que recoge el CP.

La caricatura de los pechos amamantando a dos pequeñinos debió ser ésta (no sé si algún caricaturero se atrevió a plagiarla para adaptarla a nuestro corral político):

http://www.elcomercio.com.pe/EdicionOnline/Photo/EFEWrostint.jpg

En todo caso, y volviendo al contenido del post, yo creo que en materia de libertad de expresión se debería aplicar el test de Mahoma: ¿se podría decir esto de Mahoma sin provocar una estampida de exaltados quemando banderas de Dinamarca? Aunque claro está que si se sigue esto al pie de la letra, la democracia se va al garete.

Cierto que el autor de la caricatura se excede de coquetería al ofrecer que le corten la mano. Seguro que si lo arrestan en Marruecos no se le ocurre plantear esa posibilidad.

 
At 11:57 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Estimado anónimo: por el simple hecho de dibujar a una pareja en pleno fornicio estoy seguro de que en más de un país árabe/musulmán le cortarían la mano al amigo Guillermo. Como dije, faroles los justos.

Admirada Att: mil gracias por este cursillo acelerado de derecho constitucional. Además, el ejemplo que pone usted deja bien claro que si nos ponemos a perseguir caricaturas entonces nos quedamos solos.

Conclusión de todo esto: que los de "El Jueves" se hincharán a vender revistas en agosto.

 

Publicar un comentario

<< Home