domingo, julio 01, 2007

La vuelta de Nacha Pop

Quitando El Padrino 2 y alguna que otra excepción puntual, las segundas partes nunca fueron buenas. Nacha Pop vuelve a los escenarios para una gira de verano de 18 conciertos. “Tienen todo el derecho a juntarse, separarse y hacer los conciertos que les den la puta gana”, dirán muchos lectores (muchos de los pocos que tengo, entiéndase), y desde luego razón no les faltará. Pero, como ya he dicho en alguna ocasión, no escribo en este blog para dar salvar a la humanidad con pensamientos políticamente correctos y, como también he dicho en varias ocasiones, como nadie me paga puedo permitirme el lujo de decir lo que me dé la real gana.

Lo de la vuelta de Nacha Pop me desasosiega no por el hecho en sí de que Antonio Vega y Nacho García Vega estén de conciertos, sino por todo lo que hay detrás de esta gira. ¿Y qué es eso “que hay detrás”, me preguntaréis? No hay que ser Nostradamus (que, en cualquier caso, fallaba más que una escopeta de feria) para saber que el dinero es la única causa de que los Vega se junten de nuevo. Una causa más que legítima, desde luego, pero que me causa tristeza habida cuenta de los repetidos intentos de esta gente por mantener una cierta integridad artística después de la disolución del grupo en 1988. Todos sabemos los tópicos: “es el final de un proyecto”, “es hora de iniciar nuevos caminos por separado” y todo eso que se dice en estas ocasiones. Después de la separación, los Vega iniciaron carreras por separado con fortuna desigual: de Nacho García Vega recuerdo que apareció con Rico y luego desapareció sin mayor ruido; Antonio ha sufrido en silencio una adicción a la heroína que le ha impedido no ya desarrollar una carrera profesional sino una vida normal como persona. En cualquier caso, y más allá de éxitos/fracasos personales, los componentes de Nacha Pop trataron siempre de mantener la memoria del grupo mediante decisiones tan bienintencionadas como dramáticamente estúpidas: vetaron, por ejemplo, el uso de la canción “La chica de ayer” en una campaña de rebajas de El corte inglés (supongo que el veto vino de Antonio Vega, que fue el que la escribió). Es decir, que Antonio perdió pasta a cambio de mantener una supuesta imagen que luego fue convenientemente desfigurada poco tiempo después, con la versión de marras que se marcó el amigo Enrique Iglesias (esta vez no pudo resistirse, o quizá necesitaba dinero urgente para paliar sus problemas con la droga).

Si el dinero es lo que mueve el mundo, empecemos (yo el primero) por reconocerlo. Será mejor que ir de íntegros artistas que finalizan un proyecto en 1988 y ahora se pasan el verano de bolo en bolo, ofreciendo conciertos ante cuarentones que no hacen ni puto caso al repertorio porque sólo van a ver a Nacha Pop para escuchar la siempre inmortal (“¡Oh, me siento joven de nuevo!”) La chica de ayer.

Hay algo más triste que ser una pieza de museo: ser una pieza de museo ambulante.

Etiquetas: ,

5 Comments:

At 11:47 a. m., Blogger ATT said...

Yo creo que Antonio Vega nunca ha tenido problemas en reconocer lo que hacía por dinero. Cuando la famosa versión de "La chica de ayer" de Enrique Iglesias, le preguntaron (creo que en el Pais Semanal): - Ahora Enrique Iglesias ha grabado su ‘Chica de ayer’. Cuando lo supo ¿se sintió honrado o aterrado?
Y contestó: - ¿Debo serte sincero? Lo primero que pensé es que en unos meses me va a caer un buen pellizco.

 
At 9:07 p. m., Blogger Hans said...

Gran canción. Gran pena por el estado lamentable de Antonio. Doloroso recuerdo de otro gran músico, Enrique Urquijo. Alguien decía que el problema de la cocaína era de muy difícil solución, a diferencia del de la heroína: todos los que la consumen, al final, mueren por ello. Jodido y triste, pero no por ello falso.

 
At 10:04 a. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Hans: jodido y triste, y por ello verdadero. Hay por YouTube algunos vídeos recientes de Antonio y la verdad es que el hombre está realmente demacrado.

Att: apruebo las palabras de Antonio y, de hecho, me pregunto por qué no aceptó unos años antes el dinero que le daba El Corte Inglés. Seguro que le habría venido bien y así no habría tenido que dormir en un coche durante mucho tiempo...

 
At 9:29 p. m., Anonymous Anónimo said...

Y... no hay que esperar que sólo orque alguien tuvo un buen momento en su juventud, tenga prohibido cambiar de ideas en la madurez (nótese que estoy poniendo mis barbas a remojar). Si alguien a los 19 años juraba quye Black Sbath es la mejor banda dl mundo, y que un cover sería sacrílego... se le puede culpar si a los 40 le importa un bledo si Gloria Stefan les hace un cover?
PD, qué es un botellón?
canguro

 
At 12:12 p. m., Anonymous Anónimo said...

Vaya retrasado que estás hecho bloggero de poca monta...

 

Publicar un comentario

<< Home