jueves, julio 05, 2007

Juras de bandera y otros asuntos sin mayor importancia

Este miércoles, día 4 de julio, cerca de mil personas juraron la Constitución de los Estados Unidos en Disneyworld, concretamente cerca del castillo de la Cenicienta. A mí todas estas eventos grupales se me hacen un tanto ridículos, sobre todo si cae un chaparrón de cojones y encima tienes a Gloria Estefan amenizando la ceremonia cantando (es un decir) The Star-Spangled Banner.

En España no tenemos esas macrojuras de bandera (entre otras cosas porque la bandera española es sinónimo de fascismo, según el pensamiento – débil, muy débil – vigente) aunque sí que superamos a los EE.UU. en organización de otros macroeventos: desde despelote gay general hasta macrobotellones simultáneos en decenas de ciudades, está claro que mancos no somos precisamente. Los que sí están un poco dificultados, más en lo psíquico que en lo físico, son la curiosa pareja ZP & Rajoy, quienes se empeñan en demostrarme día tras día por qué es saludable no votar en las próximas elecciones. No seguí el reciente Debate sobre el Estado de la Nación pero tampoco creo haberme perdido nada: Rajoy centrado en lo suyo, es decir, en poner a ETA sobre la mesa; y ZP esquivando los golpes con mayor o menor destreza mientras contraataca con propuestas como la de los 2.500 euros por hijo. Una idea ésta última de claro tufo electoralista pero que en principio me parece muy bien, así que bienvenidos sean electoralismos si al menos sirven para algo.

Mi peculiar casero, del que ya ha hablado Copycat en otro lugar, sigue dándonos quebraderos de cabeza. Ayer vino con una cámara de vídeo y un montón de cintas preguntándole a ella si podía descargar las imágenes en su ordenador, porque en el suyo no tenía nosequé entrada para nosequé cable. Afortunadamente, Coypcat se salvó porque su ordenador tampoco tenía esa entrada, porque eso de que descarguen unos “vídeos de las vacaciones”, habiendo sido éstas en Tailandia, pues como que sugiere una palabra que empieza por “pede” y acaba por “rasta”. Igual es un tipo honrado, quién sabe, pero en el mundo arbustiano ya se sabe que todos somos culpables hasta que se demuestre lo contrario.

Hasta más ver.

Posdata arbustiana: Robinho es mierda.

4 Comments:

At 12:08 a. m., Blogger Haters said...

Robinho eventualmente va a ser la h*stia y eso es un hecho.

 
At 2:53 a. m., Anonymous Anónimo said...

Esta claro que en los botellones simultaneos no nos gana ni Al Quaeda.

Por otro lado, el patriotismo cada uno lo vive como puede. En mi opinion no hay nada mas impactante que ver a una fanatizada multitud de estonios cantando "Isamaa ilu hõides" (preservando la belleza de la patria) ante un asustado emperador del Japón. Frente a eso para mí no hay Star-Spangled Banner que valga.

http://www.youtube.com/watch?v=YBNAITxz4vU

 
At 7:22 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Anónimo: sabiendo un poco el fervor nacionalista que campa por los países del Este de Europa, no puedo decir que el vídeo me haya pillado de sopresa. Como dice uno de los que dejan comentarios al vídeo: "we sang ourselves free from CCCP with this and some other songs!"

Viendo al Luis Cobos estonio moviendo los brazos mientras la multitud canta el himno nacional no he podido evitar pensar lo que dice Woody Allen de cada vez que escucha Wagner, etc.

Haters: defender a Robinho es como defender a Oleguer: una tontería. Y el tiempo me dará la razón...

 
At 12:37 a. m., Anonymous Anónimo said...

No es el himno nacional, pero como si lo fuera, es ultra-patriótico.

Gustavo Bueno decía comentando a Ortega que no se podría decir algo así como "Dios mío, ¡qué es Checoslovaquia!, o ¡me duele Checoslovaquia! Pero creo que sí se puede...

 

Publicar un comentario

<< Home