martes, enero 16, 2007

(Estériles) reflexiones al comienzo de la semana

Definitivamente, hay cosas peores que un progre/oficialista español: por ejemplo, un progre estadounidense. Vino el otro día Tim Robbins a presentar su (mierda) de película y, después de posar con Gallardón, como al parecer estaba acordado con su productora, se descolgó con algo así como me han utilizado para sacarme una foto con un político de derechas. Vamos a ver, querido Robbins. Para empezar, no te hiciste la foto con un político de derechas o de izquierdas, sino con el alcalde de la ciudad de Madrid. Además, quizá ignoras (bueno, seguro que ignoras) que el ayuntamiento de la ciudad se gastó dinero público en subvencionar ese festival solidario al que acudiste con tu película, así que tampoco pasa nada por dar la mano a quien se gasta dinero en una iniciativa que te parece loable (de lo contrario, no habrías viajado a España). Y, para terminar, más te vale meterte en tu cabezón que Gallardón, e incluso otros políticos del PP, son bastante más “de izquierdas” que la mayoría de los políticos de tu admirado Partido Demócrata. ¿O es que me vas a vender ahora que el Partido Demócrata es progresista, chaval? Vamos, no me jodas. Como si a Clinton no le gustara soltar petardos sobre Serbia o Sudán.

Dejemos de lado a “intelectuales” yankies que vienen a Europa para explicar que es eso del compromiso social. Y sigamos con cosas aún menos agradables. El domingo estuve buscando en YouTube el vídeo de la coña que Wyoming hizo en Cuatro sobre aquel vergonzoso episodio en el que el Rey cazaba a un oso borracho (el oso era el borracho; chiste fácil, ya lo sé). El oso se llamaba Mitrofán, y era el animal favorito de una aldea en la que había aprendido a hacer números circenses y se había acostumbrado al trato con humanos. Como ya se sabe, una patrulla de policía rusa entró al pueblo y se llevó al oso, lo emborrachó con vodka y lo puso a tiro de nuestro monarca, para que este disfrutara jugando a ser cazador. Wyoming, que parece que recupera su inspiración, hizo una parodia muy jugosa con algo así como “mensaje de navidad del oso Mitrofán”, pero el domingo volví a YouTube y el vídeo había sido retirado por el usuario. Parece evidente que alguien “sugirió” a ese usuario anónimo que mejor quitar el vídeo de la red antes que tener problemas. No voy a extenderme más porque tampoco es plan de que chapen mi blog arbustiano, pero creo que la cosa está muy clara. ¿Censura?

Como se puede ver, a mí los comienzos de semana no me hacen nada bien. Ayer volví a enfrentarme, además, con la desagradable visión del papel higiénico: estaba sentado en una reunión y un joven se sacó un rollo a medio acabar, de estos que están ya abombados, y se sonó sus bonitos mocos con lo que popularmente se llama papeldelculo. ¿Hasta cuándo, mocosos, abusaréis de mi paciencia? Hace unas semanas escribí sobre una chica que también llevaba papel higiénico para limpiarse la nariz, y después de lo de ayer parece que hay algún tipo de moda o, simplemente, mal gusto generalizado. Para alguien como yo, que hace de la estética un modo de vida, esto es muy duro, muy duro…

Etiquetas: , , ,

4 Comments:

At 6:16 p. m., Anonymous Hackenbush said...

Mitrofán vive.

 
At 8:14 p. m., Blogger Sue said...

Es que allí no creo que haya yonkis ni rumanos en los semáforos para vender kleenex (o como se escriba).

Por lo demás, te veo más "El Mundo" que nunca, Arb.

 
At 11:30 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Hackenbush: efectivamente, Mitrofán vive (al menos en nuestros corazones republicanos). Quizá Mitrofán se convierta en un mártir para la Tercera República, si es que llega algún puto día.

Sue: ya sabe usted que tengo unos vecinos rumanos muy simpáticos, así que nada de comentarios degradantes en este blog (tenemos decenas de nacionalidades sobre las que emitir comentarios xenófobos). Respecto a lo de "El Mundo", no sé exactamente qué es eso que percibes, pero siempre que sea anti-progres y anti-monarquía me gusta.

 
At 9:30 a. m., Blogger Sue said...

No quería herir la sensibilidad de tus amigos. De hecho, los rumanos (he conocido a algunos, con alguna incluso me he tomado alguna copa) me caen bien. Tendría que haber puesto "gitanos rumanos", es más correcto. Como ves, sigo en la espiral del racismo. Lo siento, intentaré corregirme, porque sé que en este blog reina la tolerancia (jaja). Anti progre y anti monarquía. A eso precisamente me refería. Que me parece estupendo y pienso casi igual, ojo.

 

Publicar un comentario

<< Home