domingo, enero 29, 2006

Pecados capitales

Dios mío confieso que he pecado me arrepiento por haber pecado hice cosas malas sí no debí caer en la tentación me siento sucio me siento avergonzado sí nunca debí poner aquel canal de televisión debí cambiar al primer corte publicitario pero no yo seguía allí seguía escuchando esas voces seguía observando y no hacía nada para evitar el mal…

Cada día pronuncio estas palabras, pero no consigo absolución alguna. Me merezco los sufrimientos, porque mi pecado es tan grave que ni siquiera aparece en las Sagradas Escrituras. ¿Qué fue lo que hice? El viernes pasado, me tragué los últimos 40 minutos de You’ve got Mail, esa infame película en la que Tom Hanks y Meg Ryan se enamoran mientras envían y reciben e-mails.

Siempre mantuve la tesis de que Meg Ryan tendría que ser juzgada en el Tribunal de la Haya por sus crímenes de lesa humanidad. Ahora, he sido cómplice de sus atentados intelectuales y morales. Sin duda, esto es lo peor que he hecho en mi vida.

2 Comments:

At 1:44 a. m., Anonymous sue said...

Parece que hoy tienes el día muy judeocristiano. Primero lo de alegrarte por las muertes y ahora esto. Anda, reza tres padrenuestros y no lo vuelvas a hacer.

 
At 9:21 a. m., Anonymous Anónimo said...

Pues sí. Ver películas de Meg Ryan es algo muy grave

 

Publicar un comentario

<< Home