miércoles, diciembre 21, 2005

La Verdad

Estoy pensando en tomarme un descanso en esto del blog. Lo digo porque cualquier día alguna autoridad de esas que representan "la soberanía popular" va a venir a cerrármelo y, quién sabe, igual quiere hasta meterme en el trullo.

Al igual que otros compañeros de blog, me gusta escribir las chorradas que me vienen en gana (ya que nadie me paga, al menos paso un buen rato). Pero visto que la libertad de expresión ha dejado de existir en España, pues la cosa deja de tener gracia. Ahora sale un consejo de mierda (Consejo Audiovisual de Cataluña, who cares about it) arrogándose el derecho divino de sentenciar qué comentarios están en el lado del Bien y cualés en el lado del Mal.

Resulta que hay que esperar al consejo de los cojones para que nos enseñe qué es la Verdad. Y mientras tanto, el aragonés Carod-Rovira (igualando a otro converso ilustre como fue Torquemada) nos sale con que "desde mañana Esquerra usa la vía de ley para acallar a los fascistas". No te jode: también Hitler usaba "la vía de la ley" para gasear judíos, gitanos y homosexuales. El que algo esté protegido por la supuesta garantía de la ley no hace sino aumentar mi desconfianza hacia ello.

Sinceramente, me agota toda esta mierda. Podéis consultar los 20 cortes de radio que tan duramente atentan contra la resplandenciente Verdad nacional-socialista de Esquerra.

2 Comments:

At 6:59 p. m., Anonymous Marqués de Bradomín said...

Afortunanadamente las leyes del Parlamento catalán están supeditadas a la Constitución española que, por supuesto, protege la libertad de expresión como un derecho fundamental de todos los ciudadanos con el único límite de las normas civiles y penales pertinentes que únicamente pueden ser aplicadas por un órgano jurisdiccional.
No cabe duda que la vida de esta ley liberticida será breve y todas sus aplicaciones nulas pleno iure, por anticonstitucionales e irracionales.
Esperemos por lo demás que este intento estalinista de purgar a los disidentes le cueste el cargo a Maragall, cuya infinita ambición de poder sólo es superada por su idiocia innata.
De ERC y Pérez-Carod Rovira poco hay que decir...cuando se dedicaron a romper constituciones el día 6 de diciembre demostraron todo su pedigrí democrático...
Felices Fiestas, con Freixenet, Don Arbusto

 
At 8:21 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Acertado razonamiento el de ese peculiar visitante nuestro que es el Marqués de Bradomín. Coincido con él en que un gobierno no puede determinar qué es y qué no es libertad de expresión. Como último recurso, siempre quedan los jueces para quien se sienta ofendido por algo, pero nunca debería existir un tribunal fundado por el poder político.

No se atragante con el pavo, amigo.

 

Publicar un comentario

<< Home