lunes, diciembre 19, 2005

Regreso

Arbusto el Guerrero ha decidido hacer un paréntesis en su exilio norteamericano. El miércoles, Arbusto aterrizó en España para pasar las navidades. Cumple así su compromiso de contribuir, aunque sólo durante un par de semanas, a la regeneración moral / intelectual de este nuestro país.

El primer paso para la refundación nacional fue una reunión de caciques con la complicidad de la noche madrileña. El viernes por la noche, hubo quien tuvo el privilegio de escuchar al tripartito Arbusto-Quic-Haters, aunque la coalición Haters sólo estuvo representada por uno de sus dos fundadores (llámenle Barry). Mucho alcohol y mucho cachondeo. Y mucha mofa injusta, como la riada de comentarios acerca de la reciente incorporación a la biblioteca arbustiana de la Poética de Aristóteles. Se trata de una edición de lujo a cargo de Valentín García Yebra, publicada originalmente por la editorial Gredos en 1971. Arbusto siempre se ha declarado admirador del fundador del liceo griego, y por eso ha adquirido una edición trilingüe español-griego-latín del texto más importante de la literatura occidental. Lo dicho: injustas críticas. (Y eso que no les conté que también me he hecho con el primer tomo de las obras completas de Unamuno).

Por lo demás, España sigue igual que siempre. En los pocos días que llevo aquí, he anotado los siguientes hechos significativos:

- Un gobernante que se apunta como éxito negociador en la Unión Europea unos créditos de 16.000 millones de euros que, según dicen los expertos, fueron ya adjudicados en tiempos del anterior gobierno.
- Un jefe de la oposición que muestra la tan cacareada “lealtad constitucional” criticando al gobierno de la nación en lugar de mostrar su apoyo.
- Un duelo humorístico en Canal Sur entre Chiquito de la Calzada y Arévalo.
- La muerte del doctor Iglesias Puga, tratada en televisión con rango de funerales de Estado.
- La muerte del filósofo Julián Marías, no tratada en televisión (con excepción de la 2, claro).

1 Comments:

At 12:29 a. m., Blogger Copycat said...

Yo también estuve allí -al igual que mi colega Sue, a la que pronto podréis leer en, a partir de ahora, nuestro blog-, aunque este Arbusto manipulador se empeñe en falsear la realidad y hacer pasar la salida del otro día por una reunión de machotes.
Algún día dedicaré un post a los momentos "memento" de Arbusto, que hay muchos y muy surrealistas, como corresponde a esos instantes a medio camino entre el sueño y la vigilia.
Dan miedo

 

Publicar un comentario

<< Home