sábado, noviembre 26, 2005

Bicicletas

La Vuelta a España viene siendo un coñazo desde hace muchos años. A principios de los 90 venían corredores buenos, y al menos veíamos el bigotón de Pedro González a final de cada etapa. Recuerdo cuando Tony Rominger le levantó la vuelta a Montoya en la última contrarreloj. Era un día de lluvia de esos chungos-chungos, y tuvieron a "Jesusito" Montoya en el plató durante 40 minutos mientras hablaban con todo dios. El chico estaba muerto de frío y se tenía que aguantar las lágrimas. TVE fue muy cruel con el chaval.

Ahora no quedan corredores buenos ni periodistas de raza. Bueno, para ser justo tengo que reconocer que todavía me mola ver a Iñaki Cano agarrado al motorista mientras baja a todo leche puertos asturianos entre la niebla y el granizo. Yo creo que este pollo se inventa lo que dice, porque siempre se pierde la conexión y es imposible que alguien pueda ver más allá de diez metros. En cualquier caso, me gusta.

Parece confirmado que Roberto Heras se dopó. Con Heras, ganador de cuatro ediciones de la Vuelta, se cae el mito del corredor jornalero salido de un pueblo de las Españas. Concretamente, Heras es de Béjar (Salamanca), el pueblo del mítico Lale Cubino. Este tío nunca ganó una carrera de tres semanas nada pero dio una exhibición en Luz Ardiden que yo pude ver, siendo un infante, en un salón de televisión que había en mi cámping. En aquel cámping (de segunda categoría) podía ver el Tour de Francia después de El coche fantástico.

Propongo una lista de corredores teóricamente limpios de dopaje, pero que no pueden escapar al ojo escrutador de Arbusto el Guerrero:

- Zenon Jaskula. Que vaya por delante que me parece el mayor crack de la historia. Este hombretón es un polaco cuyo único logro fue quedarse tercero en uno de los Tours que ganó Induráin. Tenía la rara habilidad de aguantar el ritmo de los escapados aunque parecía que se quedaba descolgado. De hecho, la expresión “hacer la goma” es ya sinónima de “hacer el Zenon”, o al menos así la utilizo yo. Tan rápido como saltó al estrellato, el bueno de Zenon desapareció del mapa. Súbita aparición, rápida retirada, deportista del Este de Europa… blanco y en botella, leche.

- Iban Mayo. Este chicarrón del norte era el hombre destinado a llevar al Euskaltel al Olimpo de los dioses. En 2003 ganó la etapa de Alpe d´Huez y aquello parecía que iba a ser una fiesta continua, como diría Gorbachov de sus años mozos. ¿Dónde están tus galopadas, Iban? ¿Ubi sunt?

- Peter Luttenberger. Un austriaco amante de las alturas. En 2000 fue el mejor escalador del Tour y terminó el 21 en la clasificación general. Parecía que no llevaba cadena en la bicicleta. Después, no volvió a correr en Francia, y preferió correr carreras como la Vuelta a Alemania. Mi bien amado Quic llegó a bautizarlo “Epo” Luttenberger.

- Santiago Botero. Era la bala colombiana. Pulverizó al mejor Armstrong en una contrarreloj de hace unos años. Pegó el atraco firmando un contrato de cojones con el entonces Telekom, pero ahí acabo todo. Se le acabó la gasolina al chaval.

5 Comments:

At 8:35 p. m., Blogger Haters said...

Pedro González se había convertido en un borde insoportable. Me quedo con Carles De Andrés, al que P-Gon le echaba broncas en antena en su última época.

Te dejas muchas EPO-leyendas sin mencionar. Pecharromán, for example, que ganó cuatro vueltas de esas de primavera en un equipo de mierda y jamás se volvió a saber de él.

 
At 11:55 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Tienes razón. Mirado con perspectiva, lo de Pecharromán fue de traca.

Y siempre me quedará la duda de Santi Blanco: ¿se dopó en sus años mozos y luego se vino abajo, o simplemente es un puto paquete? Me inclino por la segunda opción.

Posdata: cuando Arús tenía el programa "Ya te digo" en las noches de Onda Cero solían imitar a Pedro González. Salía un tío cantando "Rap, rap, Pedro González... Nescafé, se escribe nosequé" A las pocas semanas de empezar la coña, González la espichó. El problema es que en ese programa también tenían a Pedro Carrasco (que murió), a Jesús Puente (que también murió)... que chungo, tío

 
At 7:48 p. m., Anonymous Marqués de Bradomín said...

Y qué decir de Perico Delgado, odiado por Supergarcía y dueño de una verborrea que satura la paciencia del más pintado. Lleva repitiendo los mismos tópicos durante años: los nervios, las caídas, las curvas, las micciones de los corredores, la lluvia,...
Y todo ello pateando el diccionario ad nauseam. Qué tío. Sólo Míchel alcanzaba estas cotas de miseria.

 
At 7:58 p. m., Blogger Quic said...

El prototipo es Berzin. Joder, lo de Berzin sí que era de traca. Creo que a ése es al que apodé EPO. Aunque si tú lo dicesm tienes mucha mejor memoria que yo.

 
At 3:46 a. m., Blogger Haters said...

Para mi, Perico Delgado es Dios. Perico y Kurt Cobain son intocables, OK Marqués?

 

Publicar un comentario

<< Home